Santander

Santander

Guabina

La guabina es la música típica de muchas regiones de Santander. En sus melodías, sencillas pero de extrema variedad dentro del aire fundamental, la copla enreda sus conceptos y sentimientos, pasando entre ventas y caminos, trapiches y cañadas, a veces acompañada del tiple y a veces desnuda, pero siempre saturada por el perfume de la tierra y hondamente lírica como el alma de la raza. Esta música se funde completamente con el carácter de la copla, que en sus ritmos expresa toda clase de emociones: la alegría bulliciosa de la parranda, el dejo melancólico de las despedidas, el tono burlón de la picaresca, el grito vibrante del desafío, el arrullo del amor.

Una pequeña variante de la música y una o dos estrofas determinadas, diferencian la guabina veleña, la guabina del Puente, la guabina de Aguadas, etc., pero toda clase de coplas pueden cantarse, y en efecto se cantan, sobre estas variantes particulares. La peculiaridad de la guabina es ante todo su canto de marcado color montañero, acompañado por una variedad de instrumentos andinos cuya peculiaridad se logra cuando se interpreta de manera autóctona.

Instrumentos.

La guabina se interpreta con guitarra, tiple, requintos, caña, chucho, carrasca, quiribillo, aspa de caña, pandereta, cucharas y puerca. La caña puede ser reemplazada por una flauta o por un capador.

Melódico: guitarra española.

Acompañante: tiple, instrumento colombiano derivado de la guitarra española que consta de cuatro ordenes de tres cuerdas.

 

Bambuco

El origen del bambuco se enmarca en tres hipótesis que forman una síntesis folclórica de un aire considerado criollo: La hipótesis indígena que defiende la proyección de la música chibcha de esencia melancólica, con el ritmo lento de los aires folclóricos del altiplano andino. La hipótesis africana, presentada en la tesis del maestro Guillermo Abadía sobre el nombre de la palabra “bambuco” con la cual se designa un instrumento de los negros antillanos hecho en tubos de bambú. La hipótesis española que habla sobre la posible ascendencia vasca en el ritmo del bambuco, como el zortzico, con ritmos ágiles, sueltos y alegres que sirven de contraste a una melodía de acentos quejumbrosos. En la música se escuchan diferentes entonaciones que adoptan los intérpretes en cada una de las regiones, diferencia que se acentúa con la intervención de distintos instrumentos. Predominan siempre las cuerdas como un denominador común, seguidas por vientos y percusión. La voz es de solistas, dúos o coros.

Instrumentos

Melódicos: (cuerdas) guitarra, tiple, bandola.

Acompañantes: maracas, flauta, guache (instrumento de percusión andino hecho con una totuma, granos de maíz, chochos o piedrecillas y un pañuelo raboegallo), percusión,  caramillos y capadores.

Los vientos, la percusión, las flautas, los caramillos, los capadores, los guaches, los fototos y los tambores son de cuna indígena.

Las cuerdas, la bandola y la guitarra vinieron de la península Ibérica; el tiple tardío en su aparición comparado con los anteriores, fue resultado del ingenio de los artesanos criollos.

 

Pasillo

Para comprender a cabalidad lo relacionado con el origen del pasillo, es necesario remontarse a los comienzos del siglo XIX cuando se bailaba la contradanza que duraba a veces hasta una hora y entre una y otra se bailaba un vals. Tiene por su origen europeo gran influencia del vals, ritmo de moda entonces en los salones de la sociedad del viejo continente. El pasillo es el aire y la danza de la libertad, pues se originó como expresión de alegría en el momento de la independencia.

Instrumentos

Melódicos a base de cuerdas: guitarras, bandolas, liras o arpas y violines; más flautas, piano y bajo. Muchas veces se transcribía o se componía específicamente para piano con el fin de facilitar su ejecución en bailes, reuniones y tertulias parroquiales.

Instrumentos acompañantes: maracas y cucharas.

Las cucharas son un idiófono de entrechoque, usadas como elementos rítmicos de la música andina, generalmente de madera de naranjo o granadillo, como las castañuelas españolas.

 

Torbellino

Ritmo étnico originario del occidente de Boyacá heredado de los indos mozosos quienes habitaron la zona minera y lo utilizaron para sus holgorios con la flauta, el carrizo y el cununo. Con el transcurso de los tiempos debió popularizarse entre las tribus que habitaron el altiplano o región andina, llamado algunas veces tres, cuando se bailaba a trío (dos mujeres y un hombre). La melodía está compuesta por pocas notas que se repiten invariablemente.

La tambora

En 1984, durante el festival regional de Barrancabermeja se presentan los cantos de tambora, uno de los fenómenos más importantes de la ribera santandereana. Los bailes de tambora son ritmos que narran el acontecer cotidiano del hombre del río rodeado por la naturaleza. Los cantos se originan en la cuenca momposina, pero por un proceso de inmigración se extienden a lo largo del río llegando a diversas poblaciones en donde se mantienen, aún hoy, llenos de vida. Este baile “cantao” se convierte en un ritmo que identifica y aglutina los pueblos, veredas y rancherías de este vasto territorio.

Instrumentos: tambora, conuno macho, gallitos o tablitas, palmas.

Cantos: las voces que ejecutan los cantos son varias y hay una que entona y marca las entradas del baile. La tambora es un canto responsorial donde la voz prima lelea y canta el verso principal de la tonada, muchas veces a capella, entrando a contestar enseguida el coro y el conjunto musical; estos verso iniciales le dan el nombre en la tambora que se interpreta.

Danzas:

 

Bambuco

Cuando llega el momento de la música, el hombre sale para cortejar a su pareja y mientras la mujer se queda quieta, el hombre usa el paso medido, o de puntiar, poniendo un pie detrás del otro sin grandes desplazamientos, bailando para atrás y luego zapateando para llamarle la atención. Juega con el pañuelo que lleva en la mano derecha pero ella continúa indiferente. Él zapatea nuevamente con toda intensidad, la llama con el pañuelo y ella comienza al fin a bailar en su sitio.

El pañuelo es muy importante en el baile, ambos lo usan, es el auxiliar para el coqueteo yla conquista.  Cuando la mujer comienza a bailar, el hombre se aproxima, bailando también, jugando con el pañuelo, el zapateo y el cruce. Luego él salta, pone las rodillas en tierra y con la mano en alto revolotea el pañuelo, mientras ella gira alrededor suyo haciendo juegos con las enaguas. Después viene la figura de los círculos cruzados en la que danzan frente a frente, haciendo cada cual un círculo. Finalmente él zapatea, dobla una rodilla, la llama con el pañuelo y se lo arroja; ella se aproxima acurrucándose y se alejan bailando. La forma coreográfica del bambuco no difiere en su esencia, de una parte a otra del país, ya que su unidad interpretativa es la que le ha valido el nombre de danza típica colombiana. Las parejas se desplazan con movimientos puros y recogidos, los contactos son fugaces y llenos de delicadeza con una gran dosis de ingenuidad en su interpretación. El paso esencial es el “escobillao”, arrastrando los pies en cada paso. El bambuco es una danza hermosa que tiene la manera de un idilio, de un poema de amor. Tiene la sencillez de una raza implícita y guarda una elegancia parsimoniosa, casi ceremonial.

 

Pasillo

La significación del vals es fundamental para el baile del pasillo. Existen dos posturas en la interpretación del vals, una académica muy acompasada, que se baila en pareja tomándose las puntas de los dedos y otra la “capuchinada” donde los danzantes se convierten en energúmenos o poseídos y donde toda extravagancia es bien recibida. El pasillo surge de la síntesis entre, el vals colombiano y el torbellino. Es el ritmo de la libertad, pues se gestó como expresión de alegría durante el período de la independencia.

 

Torbellino

El hombre sale y zapatea y si a alguna mujer le gusta su modo de bailar se levanta y hace giros rápidos, la figura del ocho y vueltas continuas sin alzar los brazos, levantándose un poco la falda para no pisarla. El baile del torbellino consiste en ir y venir hacia el centro tres o cuatro veces y luego cambiar de puesto: la mujer da la vuelta y el hombre, caminando para atrás, pasa al lado contrario. El hombre sin apartarse mucho de su sitio, zapatea en medio de la sala con los brazos en la espalda y salta. La mujer se desplaza sin que se le vea mover los pies, como si el suelo que pisara la transportara velozmente.

 

Torbellino

Ritmo étnico originario del occidente de Boyacá heredado de los indos mozosos quienes habitaron la zona minera y lo utilizaron para sus holgorios con la flauta, el carrizo y el cununo. Con el transcurso de los tiempos debió popularizarse entre las tribus que habitaron el altiplano o región andina, llamado algunas veces tres, cuando se bailaba a trío (dos mujeres y un hombre).

 

Danza del ponche

Creada por su director, Alfonso García, en Pinillos, en el año de 1935, en épocas de carnaval, en homenaje a este animal difícil de conseguir y de delicioso sabor. En esta danza se establece, en relaciones o versos, la necesidad de proteger y defender la vida del ponche que, por su apetecida carne, estaba en vía de extinción. La melodía está compuesta por pocas notas que se repiten invariablemente.

Vestuario: Sacos teñidos con los colores de la piel del animal, máscara de arcilla y retazos.

Cacería: al ritmo de los tambores se dispersan por el escenario los cazadores que dan muestra de la maestría de su oficio, aunque el animal se muestra más ágil y se escabulle de la escena.

 

La tambora

Los bailes de tambora son ritmos que narran el acontecer cotidiano del hombre del río rodeado por la naturaleza. Estebaile “cantao” se convierte en un ritmo que identifica y aglutina los pueblos, veredas y rancherías de este vasto territorio.

Instrumentos: tambora, conuno macho, gallitos o tablitas, palmas.

Cantos: las voces que ejecutan los cantos son varias y hay una que entona y marca las entradas del baile. La tambora es un canto responsorial donde la voz prima lelea y canta el verso principal de la tonada, muchas veces a capella, entrando a contestar enseguida el coro y el conjunto musical; estos verso iniciales le dan el nombre el la tambora que se interpreta.

La tambora es un baile de pareja en el cual los pies no se levantan del suelo y las caderas van serenas, sin movimientos exagerados.

La mujer domina y con propiedad ordena los círculos de encuentros y desencuentros, el hombre se mantiene persiguiéndola y asediándola durante la ejecución del baile.

Otra característica de la tambora radica en el hecho que los participantes ejecutan lo que la tambora menciona, formando una relación entre los bailarines y el conjunto musical.

Vestuario: El hombre lleva camisa de colores de manga larga, pantalón, pañuelo al cuello, sombrero y va descalzo. La mujer usa falda y blusa de colores, pañuelo al cuello y flor roja en la cabeza.